Tiramisú

Lo primero que se debe hacer es poner el café en una jarrita y añadir el licor y el zumo de naranja.
Extender 8 bizcochos en la base de una fuente de servir y verter por encima la mitad del café.
Hay que poner el mascarpone en un cuenco con la nata, el azúcar de lustre y la ralladura de naranja y mezclar bien.
Extender la mitad de la pasta sobre los bizcochos empapados y colocar el resto del café y extender la otra mitad de la pasta de mascarpone. Espolvorear con el chocolate rallado y dejar en el frigorífico un mínimo de 2 horas.
Servir decorado con almendra picada, piel de naranja confitada y virutas de chocolate.

Tiramisú helado

Lo primero que hay que hacer es cortar el pionono en rectángulos de la medida del molde que se vaya a utilizar.
Hay que disolver el café instantáneo en el almíbar caliente, dejar enfriar y agregar la mitad del amaretto.
Seguidamente hay que embeber los rectángulos de pionono con la mezcla.
Se debe unir el queso mascarpone y el helado de sabayón en un bol aparte.
Luego hay que añadir el resto del amaretto e integrar muy bien todo.
Se debe revestir el molde con film y poner en la base un rectángulo de pionono y extender encima una parte de la crema de mascarpone en forma pareja.

Tiramisú con chocolate y cerezas

Lo primero que se debe hacer es poner el café frío en una jarra y agregar el aguardiente de cereza. Extender la mitad de los bizcochos en la base de una fuente y verter por encima la mitad del café.
En un cuenco hay que mezclar el mascarpone con la nata y el azúcar. Extender la mitad de esa crema sobre los biscochos empapados y después esparcir la mitad de las cerezas.
Extender el resto de los bizcochos, empapar con el resto del café y esparcir la otra mitad de las cerezas.
Terminar con la capa de la crema mascarpone. Esparcir por encima las virutas de chocolate y cubrir la fuente con film transparente. Dejar el tiramisú en el frigorífico 2 horas como mínimo.
Antes de servir sacarlo del frigorífico y decorara con cerezas enteras.

Sorbete de limón al cava

Cortar algunas tiritas finas de la piel de uno de los limones y reservar. Rallar la piel fina de los otros 3. Exprimir todos los limones.
Poner en un cazo el agua y el azúcar y calentar a fuego medio. Remover hasta que se disuelva el azúcar. Llevar a ebullición sin remover y dejar que hierva 2 minutos.
Sacar el cazo del fuego, agregar la ralladura y remover. Tapar el cazo y dejar reposar el almíbar media hora hasta que se enfríe.
Una vez frío añadir el zumo de limón y remover. Pasar a una máquina heladera y congelar.
Para servir repartir con una cuchara entre 4 y 6 copas y decorar con la piel reservada.
Regar con cava.

Rosquillas griegas

Lo primero que se debe hacer es poner en un cuenco la mantequilla y el azúcar glas y batir. Agregar la yema, el licor, la harina y la almendra y batir, trabajar con las manos.
Hay que cortar la masa en 24 trozos, formar bolas y estirar en forma de salchichas.
Enrollar una en un dedo presionar las puntas para formar una rosquita. Hacer lo mismo con las demás.
Colocarlas en la bandeja de horno, dejando espacio entre ellas.
Cocinarlas en el horno precalentado a 180° C durante 15 minutos. Tamizar una capa de azúcar glas en una fuente refractaria.
Una vez que las rosquillas estén listas hay que dejar que se enfríen un poco y ponerlas en la fuente del azúcar en una sola capa.
Tamizar con bastante azúcar glas por encima y dejar reposar 3 o 4 horas.

Galletas de queso y nueces

Lo primero que se debe hacer es picar las nueces muy finas en el robot de cocina, reservar.
Hay que equipar el robot con el accesorio para amasar, poner la harina y salpimentar a gusto.
Trocear la mantequilla, añadirla y mezclar todo hasta que parezca pan rallado.
Rallar el queso grueso, agregar las nueces y mezclar.
Hay que pasar la masa a una fuente enharinada y estirar con un rodillo. Cortar círculos de masa con un cortapastas y ponerlos en la bandeja de horno. Barnizar con huevo batido.
Cocinar las galletas 10 minutos en el horno precalentado a 190° C, dejar enfriar sobre una rejilla metálica.

Galletas de almendra

Lo primero que se debe hacer es poner la mantequilla y el azúcar en un cuenco y batir.
Tamizar por encima la harina, la almendra molida y la sal.
Agregar los trocitos de almendra que quedaron en el tamiz. Adicionar la almendra molida y la ralladura de limón.
En otro cuenco hay que montar las claras a punto nieve, agregarlas a la pasta de almendras, removiendo bien.
Agarrar pequeñas porciones de masa con una cucharita y ponerlas espaciadas en la bandeja de horno bien engrasada.
Cocinar las galletitas en el horno precalentado a 180° C de 15 a 20 minutos. Dejar que se enfríen sobre una rejilla metálica.

Triángulos de mantequilla

Lo primero que se debe hacer es mezclar en un cuenco la harina, la sal y el azúcar, adicionar la mantequilla y trabajar la masa. Precalentar el horno a 150º C.
Poner la masa en un molde redondo engrasado con bordes ondulados. Con un cuchillo marcar 8 triángulos.
Pinchar toda la superficie del pastel con un tenedor y hornear aproximadamente 50 minutos.
Dejar enfriar en el molde y espolvorear con el azúcar, cortar en triángulos y dejar enfriar sobre una rejilla metálica. Servir.

Rollitos de canela

Lo primero que se debe hacer es engrasar un molde redondo y forrar con papel vegetal.
En un cuenco hay que mezclar la harina, la sal, el azúcar fino y la canela. En otro cuenco hay que batir la mantequilla, la yema y la leche, y mezclar luego ambas preparaciones.
Espolvorear un trozo grande de papel encerado, poner la masa y extenderla en un rectángulo.
Precalentar el horno a 180º C. Para realizar el relleno hay que mezclar los ingredientes, poner la mezcla sobre la masa y enrollar como un brazo gitano. Cortar en 8 rodajas y ponerlas en el molde preparado. Pintarlos con leche para el glaseado y hornear aproximadamente 35 minutos, sacar del horno y dejarlos enfriar 5 minutos en el molde.
En un cuenco hay que tamizar el azúcar glasé y hacer un hueco en el centro, poner el queso cremoso y la mantequilla, verter por encima el agua y remover para mezclar.
Agregar la esencia de vainilla y decorar los rollitos con el glaseado por encima. Servir calientes o fríos.

Pastas de naranja y crema de queso

Lo primero que se debe hacer es poner en un cuenco la mantequilla, el azúcar y el queso cremoso y batir bien. Hay que adicionar el huevo y continuar batiendo. Agregar la harina y el bicarbonato tamizados y el zumo y la ralladura de naranja. Unir bien.
Precalentar el horno a 190º C. Poner cucharadas de masa, aproximadamente 30, en la bandeja de horno engrasada. Esparcir por encima el azúcar moreno.
Hornear 10 minutos, dejar enfriar sobre una rejilla metálica y decorar con ralladura de naranja antes de servir.

Pastas de pasas y cerezas

Lo primero que se debe hacer es engrasar con mantequilla una bandeja del horno y precalentar el horno a 200º C.
Tamizar en un cuenco la harina y la levadura en polvo. Trabajar la mantequilla con las manos hasta que parezca pan rallado.
Agregar el azúcar, las pastas y la cereza troceada y remover. Adicionar el huevo batido y la leche, mezclar.
Poner espaciadamente 8 montoncitos de ka nasa en la bandeja preparada. Hornear las pastas entre 15 y 20 minutos.
Sacar las pastas de la bandeja y servir enseguida o dejar enfriar sobre una rejilla metálica.

Pastas de jengibre

Lo primero que se debe hacer es tamizar en un cuenco la harina, la sal, el jengibre y el bicarbonato.
Hay que derretir la mantequilla con el jarabe en un cazo a fuego lento. Sacar el cazo del fuego y dejar entibiar la mezcla.
Añadir luego la preparación de harina, echar el huevo y la ralladura de naranja y remover.
Precalentar el horno a 160º C. Hacer 30 bolas con las manos y ponerlas sobre láminas de papel vegetal engrasadas con mantequilla, aplanar con los dedos.
Hornear las pastas 20 minutos, dejar enfriar sobre una rejilla metálica y servir.