Croissants

Lo primero que se debe hacer es mezclar todos los ingredientes secos en un cuenco, hacer en el centro un hoyo y agregar la leche. Lograr una masa suave.
Amasar sobre una superficie enharinada aproximadamente10 minutos. Dejarla en un cuenco engrasado con mantequilla y cubierto para que fermente en un lugar cálido hasta que su tamaño se duplique.
Hay que amasar la masa un minuto y dejar ablandar la mantequilla. Se debe extender la masa sobre una superficie enharinada hasta que mida 46 x 15 cm.
Hay que poner la mantequilla en el centro y con el extremo corto de la masa mirando hacia usted, doblar un tercio superior hacia el centro, plegar el tercio inferior hacia arriba y pellizcar los lados para juntarlos.
Girar para que el doblez quede a su izquierda y el pliegue superior a su derecha. Extender la masa con el rodillo hasta formar un rectángulo y volver a doblarla. Repetir el proceso de extender y doblar dos veces más.
Cortar la masa por la mitad, extender una mitad formando un triángulo de 5 mm de grosor y guardar la otra mitad en el frigorífico.
Usar la plantilla de cartulina para recortar los croissants.
Hay que untar los triángulos con el glaseado. Darles forma de croissant empezando por la base y doblando las puntas hacia dentro. Unatar nuevamente con el glaseado.
Colocarlos en una bandeja sin engrasar, dejar que dupliquen su volumen y cocinar en horno precalentado a 200º C aproximadamente 20 minutos y servir.

Triángulos de mantequilla

Lo primero que se debe hacer es mezclar en un cuenco la harina, la sal y el azúcar, adicionar la mantequilla y trabajar la masa. Precalentar el horno a 150º C.
Poner la masa en un molde redondo engrasado con bordes ondulados. Con un cuchillo marcar 8 triángulos.
Pinchar toda la superficie del pastel con un tenedor y hornear aproximadamente 50 minutos.
Dejar enfriar en el molde y espolvorear con el azúcar, cortar en triángulos y dejar enfriar sobre una rejilla metálica. Servir.

Tarta Tatin de melocotones y jengibre

Tamizar la harina y la sal en un cuenco. Incorporar 25 grs. de mantequilla y añadir el agua poco a poco, sólo la necesaria para compactar la pasta.

Dejar en el frigorífico 30 minutos. Envolver la mantequilla restante en film transparente y darle forma de rectángulo de 3 cm grosor.

Extender la pasta en un rectángulo tres veces más largo y más ancho que el de mantequilla y colocar éste centrado sobre la pasta. Doblar sobre la mantequilla, presionar los bordes para sellarlos y girar en sentido vertical. Extender la pasta hasta su longitud original, doblar en tres, girar y extender de nuevo. Repetir estas operaciones, envolver la pasta y enfriar 30 minutos. Luego, volver a extenderla, doblarla, girarla y enfriarla dos veces.

Precalentar el horno a 190 ºC. Escaldar los melocotones, pelarlos y partirlos por la mitad. Poner el azúcar en una sartén que pueda ir al horno y caramelizar, sin remover, sacudiendo la sartén. Añadir 25 grs. de mantequilla.

Poner los melocotones boca arriba en el caramelo, esparcir el jengibre y la mantequilla y rociar con el almíbar.

Extender la pasta y cubrir los melocotones. Untar con huevo y hornear la tarta 20 o 25 minutos.

Poner en una fuente y servir con nata o helado.

Tarta de pacanas

Para hacer la base, tamizar la harina y la sal en un cuenco. Incorporar la mantequilla y la manteca, con los dados, hasta obtener una consistencia como de pan rallado.

Añadir el azúcar y, a continuación, la leche. Trabajar la pasta hasta que esté suave. Envolver y dejar media hora en el frigorífico.

Extender la pasta y forrar con ella un molde para tarta de 23 cm de diámetro. Recortar la masa sobrante pasando el rodillo por el borde del molde.

Poner encima una hoja de papel vegetal y esparcir unas legumbres secas.

Hay que cocinar la base en el horno precalentado a 200 ºC unos 20 minutos. Sacarla del horno y retirar las legumbres y el papel.

Bajar la temperatura del horno a 180 ºC y poner una bandeja de hornear.

Para hacer el relleno, batir ligeramente los huevos en un bol. Añadir el azúcar mascabado, la esencia de vainilla y la sal, y a continuación la mantequilla, el almíbar, la melaza y las pacanas.

Poner la mezcla en la base de la tarta y adornar con las mitades de pacana.

Colocar la tarta en la bandeja del horno caliente y cocinar entre 35 y 40 minutos, hasta que el relleno haya cuajado.

Servir caliente o a temperatura ambiente, con nata montada o helado de vainilla.

Tarta de natillas

Para hacer la base de la nata, poner la harina y el azúcar en un cuenco. Incorporar la mantequilla trabajando con los dedos, hasta obtener una consistencia como de pan rallado.

Añadir el agua y amasar hasta obtener una pasta compacta. Envolver y dejar enfriar en el frigorífico 30 minutos.

Extender con el rodillo en un círculo de algo más de 24 cm de diámetro.

Forrar un molde desmontable para tartas de 23 cm con la pasta, y recortar el exceso pasando el rodillo por el borde. Pinchar la base con un tenedor y dejarla en el frigorífico media hora.

Extender papel vegetal sobre la base de la tarta y esparcir por encima unas legumbres secas. Cocinarla en el horno precalentado a 190 ºC, unos 15 minutos. Retirar las legumbres y el papel y hornear 15 minutos más.

Para hacer el relleno, batir los huevos con el azúcar, la nata, la leche y la nuez moscada. Verterlo en la base de masa.

Cocinar la tarta en el horno 25 o 30 minutos, o hasta que las natillas estén cuajadas. Si lo desea, servir con nata montada.

Nabos rellenos

Primero hay que pelar los nabos, lavar y cocinar hasta que estén “al dente” en agua salada.
Escurrir, dejar enfriar y cortar en rodajas horizontalmente.
Se vuelven a colocar para que recuperen su forma original, alternando rodaja de nabo, queso y jamón serrano y se colocan en una fuente resistente al horno previamente untada con mantequilla.
Colocar por encima el queso parmesano rallado, untar los nabos con mantequilla fundida, utilizando una brocha de cocina y se colocan en el horno a 180º C. o hasta que los nabos estén bien cocidos y ligeramente dorados.
Servir en la misma fuente de cocción.

Pan de mantequilla

Primero hay que precalentar el horno a 220 °C.
Se deben batir las yemas con el azúcar y la mantequilla.
Una vez que esté bien batido todo, hay que agregar las claras batidas y la harina cernida con polvo de hornear.
Hay que mezclar todo y poner en el molde engrasado.
Meter al horno a temperatura de 220 °C durante media hora.

Patatas rellenas de queso y champiñones

Primero hay que hacer un puré con la pulpa de la patata.
Se debe añadir 50 gr. de mantequilla, la leche y las yemas. Mezclar.
Rehogar la cebolla y los champiñones en mantequilla unos 10 minutos.
En una sartén aparte, hay que freír el bacon hasta que esté crujiente. Escurrirlo, incorporar los champiñones, bacon, queso rallado y perejil al puré. Salpimentar.

Espárragos rellenos con salsa holandesa

Primero hay que abrir a lo largo los espárragos y rellenarlos con el salmón.
Hay que ponerlos en una fuente refractaria y reservar. Se debe derretir la manteca y dejarla enfriar.
Hay que colocar las yemas en un bol al calor, añadir el zumo de limón y sin dejar de batir, añadir la manteca, hasta que quede emulsionada y sazonar.
Hay que poner la salsa sobre los espárragos y gratinar en el horno. Servir.

Espárragos a la crema

Primero hay que abrir los botes y escurrir sin sacar totalmente el agua de la conserva.
Hay que poner en un bol la manteca y dorar ligeramente la harina sin dejar de remover.
Se debe añadir la leche y el agua de los espárragos y dejamos cocinar removiendo constantemente hasta que se forme una salsa tipo bechamel ligera.
Sazonar con sa

Pechugas de pollo a la mantequilla de ajo

Para lograr la mantequilla de ajo hay que ablandar trabajándola con una cuchara y añadirle los dientes de ajo y el perejil picados finamente.
Hay que mezclar hasta formar una pasta homogénea.
Luego hay que aplastar con un mazo de madera y estirar las pechugas para poder envolverlas mejor.
Se debe poner la mezcla de la mantequilla en el interior de cada pechuga y envolverlas como si fuese un rollo.
Hay que pasar cada uno por la harina, que debe estar condimentada con sal y pimienta, luego por los huevos batidos y finalmente, por el pan rallado.
Realizar otra vez lo mismo.
Hay que poner abundante aceite en una sartén para freír las pechugas que tardaran 7 u 8 minutos cada una en dorarse.

Calabacines al natural

Lo primero que hay que hacer es pelar los calabacines, partir por la mitad y sazonar.
Se deben untar con la mantequilla y se colocan boca abajo en una fuente y se llevan en una bandeja al horno precalentado (180ºC) por 20 minutos.
Luego se les da vuelta y se espolvorean con el queso y se llevan nuevamente al horno por 15 minutos mas o hasta que el queso se haya derretido y este dorado.