Crepes de plátano

Lo primero que se debe hacer es mezclar la harina con el azúcar. Añadir los huevos y la mitad de la leche y batirlo hasta obtener una pasta fina.
Removiendo, incorporar poco el resto de la leche, hasta obtener una pasta suave. Incorporar la ralladura de limón.
Derretir un poco de mantequilla en una sartén de unos 20 cm de diámetro y echar un cuarto de la pasta. Mover la sartén para que la pasta recubra la base y fría la crepe unos 2 o 3 minutos, hasta que se cuaje.
Darle la vuelta y freírla por el otro lado. Retirarla de la sartén y reservarla caliente. Repetir la operación para obtener otras 3 crepes.
Hay que rociar el plátano con el zumo de limón. Verter el sirope por encima y remover. Doblar cada crepe en 4 partes y rellenarlas con la mezcla de plátano. Servir calientes.

Crepes de chocolate con frutas exóticas

Lo primero que se debe realizar es el relleno. Para eso hay que poner el yogur y el mascarpone en un cuenco y, si lo desea, endulzarlos con azúcar de lustre.
Hay que poner los dados de mango y las fresas en un bol aparte y mezclarlos bien.
Se debe partir la granadilla por la mitad, extraer la pulpa junto con las semillas y mezclar con la fruta.
Esto se debe remover y reservar.
Para hacer las crepes, tamizar en un bol la harina, el cacao y la sal y hacer un hoyo en el centro.
Echar el huevo y batirlo bien con unas varillas. De a poco, añadir la leche e incorporar la harina de los lados, hasta obtener una pasta suave. Taparla y dejarla reposar 20 minutos.
Hay que calentar un poquito de aceite en una sartén normal o especial para crepes de 18 cm. Verter la pasta justa para cubrir con una capa fina la base de la sartén y cocinarla a fuego medio 1 minuto; darle la vuelta a la crepe y dejarla de 30 a 60 segundos más o hasta que esté hecha.
Hay que pasar la crepe a un plato grande y reservarla caliente. Seguir preparando crepes hasta acabar la pasta y apilarlas separándolas con papel vegetal.
Mantenerlas calientes en el horno mientras prepara el resto. Dividir el relleno entre las crepes, espolvorearlas con azúcar de lustre y servirlas inmediatamente.