Sopa tunecina de ajo y garbanzos

Lo primero que se debe hacer es calentar la mitad del aceite en una cazuela y sofreír el ajo dos minutos a fuego lento, removiendo. Agregar los garbanzos, el agua, el comino y el cilantro.

Llevar a ebullición, bajar el fuego y cocinar 2 ½ horas.

Calentar el resto del aceite en una sartén y sofreír la zanahoria, la cebolla y el apio. Tapar la sartén y rehogar 20 minutos a fuego lento, removiendo a veces.

Verter el sofrito en la cazuela de los garbanzos. Pasar la mitad de la sopa al robot de cocina y triturar hasta lograr un puré fino.

Disolver el puré en la cazuela, agregar la mitad del zumo de limón y remover. Salpimentar y servir en bols precalentados espolvoreada con cilantro.

Linguine con salsa de pimiento rojo y ajo asados

Lo primero que se debe hacer es precalentar el horno a 200º C. Se deben poner en una fuente para horno los
dientes de ajo sin pelar y asarlos de 7 a 10 minutos, pelarlos.
Colocar en una batidora o robot de cocina el pimiento, el tomate y el aceite, hacer un puré. Chafar el ajo y agregar
al puré, junto con los copos de guindilla y el orégano. Salpimentar la salsa, mezclar y poner en un cazo. Reservar.
Cocinar la pasta en bastante agua hirviendo con un poco de sal hasta que esté al dente, escurrir y poner en una
fuente. Calentar la salsa y verter sobre la pasta, removiendo. Servir con el parmesano rallado.

Tallarines con gambas, tomates, ajo y guindilla

Lo primero que se debe hacer es poner a calentar dos cucharadas de aceite en una cacerola, sofreír allí el ajo a fuego medio bajo hasta que tome color.
Hay que agregar el tomate y la guindilla, llevar a ebullición y dejar cocinar a fuego suave media hora, salpimentar.
Poner a hervir bastante agua con un poco de sal en una olla y cocinar los tallarines hasta que estén al dente, escurrir y poner nuevamente en la olla.
Calentar en una sartén a fuego vivo el resto del aceite y saltear las gambas dos minutos, hasta que estén rosadas.
Añadir a la salsa de tomate junto con el perejil. Remover y dejar cocinar todo a fuego lento hasta que borbotee.
Poner la pasta en una fuente caliente, verter encima la salsa y mezclar los ingredientes. Decorar con el perejil y servir.

Espaguetis con salsa de tomate, ajo y albahaca

Lo primero que se debe hacer es calentar el aceite a fuego medio en una cacerola y freír la cebolla 5 minutos. Agregar
el tomate y el ajo
Llevar a ebullición las hortalizas y dejar cocinar a fuego lento la salsa meida hora aproximadamente, salpimentar.
Cocinar la pasta en bastante agua hirviendo con sal hasta que esté al dente, escurrir y poner en una fuente de servir.
Verter la salsa sobre la pasta, agregar la albahaca y remover. Servir con las virutas de parmesano.

Espaguetis con salsa de gambas y ajo

Lo primero que se debe hacer es calentar en una cacerola a fuego medio bajo el aceite y la mantequilla y allí sofreír el ajo y el pimiento rojo, hasta que el ajo tome color.
Agregar el concentrado de tomate y el vino y cocinar diez minutos, removiendo a veces.
Poner bastante agua con un poco de sal en una olla y cocinar los espaguetis hasta que estén al dente. Escurrir y colocar nuevamente en la olla.
Añadir las gambas a la salsa de tomate y subir el fuego a medio alto. Remover seguido, cocinar dos minutos hasta que se pongan rosadas.
Bajar el fuego y agregar la nata líquida, cocinar la salsa un minuto más sin dejar de remover. Salpimentar.
Poner en una fuente los espaguetis y cubrir con la salsa. Distribuir el perejil por encima, mezclar bien los ingredientes y servir.

Espaguetis con ajo y aceite

Primero se debe poner a hervir bastante agua con un poco de sal en una cacerola, echar la pasta, dejar que el agua
hierva nuevamente y cocinar los espaguetis 9 minutos o hasta que estén al dente.
Por otra parte, hay que calentar el aceite de oliva en una sartén de base gruesa, sin dejar de remover freír el ajo a
fuego lento con una pizca de sal durante 3 o 4 minutos o hasta que esté dorado. Sacar del fuego y reservar.
Escurrir la pasta y ponerla en una fuente caliente, verter el aceite con el ajo, esparcir el perejil por encima y salpimentar.
Remover bien y servir.

Tallarines y mejillones al vino blanco con ajo y perejil

Lo primero que se debe hacer es raspar los mejillones y desbarbarlos bajo el chorro de agua, enjuagar y desechar los que estén rotos o los que no se cierren al darles un golpe.
Colocar en una cacerola la cebolla, el ajo, el vino blanco, las hierbas y la mitad de la mantequilla. Llevar todo a ebullición y bajar el fuego.
Añadir los mejillones, salpimentar y tapar. Dejar cocinar a fuego moderado aproximadamente 4 minutos, agitando la cacerola hasta que se abran.
Retirar del fuego, sacar con una espumadera y reservar el líquido de la cocción.
Tirar los mejillones que estén cerrados y sacar el resto de las valvas, reservando algunos enteros para decorar.
Cocinar los tallarines al dente, escurrir y repartir en 4 platos. Colocar los mejillones sobre la pasta, colar el líquido de la cocción de los mejillones y volver a echarlo en la cacerola.
Agregar el resto de la mantequilla y calentar hasta que se derrita. Verter sobre la pasta, decorar con los mejillones reservados y servir.

Conchiglie con atún, ajo, limón, alcaparras y aceitunas

Lo primero que se debe hacer es poner bastante agua con un poco de sal a hervir en una olla grande y cocinar allí los conchiglie hasta que estén al dente.
Escurrir y poner nuevamente en la cazuela.
Calentar el aceite y la mitad de la mantequilla en una sartén a fuego medio bajo y freír el ajo unos segundos hasta que empiece a tomar color.
Bajar el fuego y agregar el atún, las alcaparras, el zumo de limón y las aceitunas.
Remover hasta que todo esté bien caliente.
Poner los conchiglie en una fuente caliente y verter la mezcla anterior por encima. Agregar el perejil y el resto de la mantequilla, remover y servir el plato acompañado de la ensalada variada.

Tomates al ajillo

Precalentar el horno a 220°C. Partir los tomates por la mitad a lo largo y ponerlos con la parte cortada hacia arriba en una fuente para el horno. Repartir las ramitas de tomillo y los dientes de ajo entre los tomates.

Rociar bien los tomates con aceite de oliva y sazonarlos a su gusto con pimienta. Asarlos al horno de 40 a 45 minutos o hasta que estén tiernos y se empiecen a chamuscar por los bordes.

Desechar las ramitas de tomillo. Salpimentar los tomates a tu gusto. Decorarlos con las ramitas de tomillo que habías reservado y servirlos calientes o templados.

Una vez en la mesa, vaciar la pulpa de los ajos sobre los tomates.

Picatostes al ajo con chorizo

Primero hay que cortar el chorizo en rodajas de 1 cm. de grueso y cortar el pan, con su corteza, en dados de 1 cm. de lado.
Luego en una sartén grande de base gruesa, hay que echar aceite de oliva en cantidad suficiente para que cubra bien la base.
Se debe calentar el aceite y freír el ajo entre 30 segundos y 1 minuto, o hasta que esté ligeramente dorado.
Hay que freír los dados de pan, dándoles la vuelta sin cesar, hasta que estén crujientes y bien dorados.
Echar las rodajas de chorizo y fríelas entre 1 y 2 minutos o hasta que estén calientes. Con una rasera, hay que sacar los picatostes y el chorizo de la sartén y dejarlos escurrir sobre papel de cocina.
Hay que poner en una fuente caliente los picatostes y el chorizo y adornarlos con el perejil picado. Espolvorear la fuente con pimentón. Servir caliente.

Patatas con salsa de ajos asados

Primero hay que preparar la salsa de ajos asados.
Para ello hay que precalentar el horno a 200°C. Se deben colocar en una fuente para el horno los dientes de ajo, verter el aceite de oliva y removerlos para que queden bien untados.
Hay que ponerlos en una sola capa y asarlos al horno durante 25 minutos o hasta que estén tiernos. Luego sacarlos del horno y dejarlos reposar hasta que se enfríen un poco.
Pelar los dientes de ajo, ponerlos en una tabla de madera y espolvorearlos con un poco de sal.
Hay que chafarlos bien, hasta obtener una pasta suave. Pasarla a un bol y añadirle la nata agria y la mayonesa.
Se debe sazonar la salsa a tu gusto con sal y pimentón dulce. Tapar el bol con film transparente y dejarlo en el frigorífico hasta la hora de servir las patatas.
Para hacer las patatas, hay que cortar cada mitad en tres gajos y colocarlos en una fuente.
Agregarles el aceite de oliva, el ajo y la sal y remover bien. Pasar las patatas a una fuente para el horno, colocarlas en una sola capa y asarlas aproximadamente una hora o hasta que estén doradas y crujientes.
Sacarlas del horno y servirlas en bols individuales con la salsa aparte.

Langostinos al ajillo con guindilla

Primero hay que sacarles la cabeza a los langostinos. Luego hay que pelarlos, dejando las colas intactas.
Se debe hacer con un cuchillo una incisión poco profunda a lo largo del lomo para sacarles el hilo intestinal.
Hay que aclarar los langostinos bajo el chorro de agua fría y secarlos con papel de cocina.
Por otra parte cortar la guindilla por la mitad, a lo largo, retirar las semillas y picarla fina.
Calentar el aceite en una sartén grande de base gruesa o en una cazuela resistente al fuego y freír el ajo durante 30 segundos.
Añadir los langostinos, la guindilla, el pimentón y una pizca de sal; freírlo todo, removiendo sin cesar hasta que los langostinos adquieran un color rosado y empiecen a enroscarse.
Servir los langostinos y acompañarlos con palillos, para pincharlos, y con trozos o rebanadas de pan crujiente, para mojar en el aceite.