Patatas indias picantes

Lo primero que hay que hacer es majar en el mortero las semillas de comino y cilantro.
Calentar en una sartén el aceite y saltear las semillas majadas junto con el cardamomo y el jengibre dos minutos.
Echar la guindilla, la cebolla y el ajo y rehogar todos dos minutos, removiendo.
Agregar las patatas y el caldo de verduras. Cocinar a fuego suave media hora aproximadamente, removiendo a veces.
Añadir las espinacas y cocinar todo junto 5 minutos.
Sacar la sartén del fuego y añadir yogur. Salpimentar a gusto. Pasar las patatas indias a una fuente y servir enseguida.

Patatas con coliflor y espinacas especiadas

Calentar el aceite en una cazuela y rehogar la cebolla y las especias, sin dejar de remover 2 o 3 minutos. Agregar el tomate y el caldo y llevar a ebullición. Bajar el fuego, tapar la cazuela y dejar a fuego lento 25 minutos.
Poner las patatas en otra cazuela, cubrir con agua y dejar que hiervan. Bajar el fuego, tapar la cazuela y dejar a fuego lento 15 minutos. Echar la coliflor y llevar de nuevo a ebullición.
Bajar el fuego, tapar la cazuela y dejar hervir 10 minutos más hasta que la coliflor esté hecha.
Mientras tanto hay que precalentar el gratinador del horno a temperatura media. Extender la almendra sobre una hoja de papel vegetal y tostar uno o dos minutos hasta que estén doradas.
Hay que vigilarlas porque se queman rápido. Ponerlas en un plato y reservar.
Echar las espinacas en la cazuela con las patatas y el coliflor y cocinar un minuto. Escurrir las verduras y poner otra vez en la cazuela. Verter por encima la salsa de tomate.
Pasar a una fuente precalentada, esparcir la almendra tostada por encima y servir acompañado de pan naan.

Patatas Bombay

Lo primero que hay que hacer es poner las patatas en una cazuela con agua fría con sal, llevar a ebullición y cocinar a fuego lento hasta que empiecen a estar hechas, pero no tiernas, las medianas requerirán unos 15 minutos.
Calentar el ghee en una sartén grande a fuego medio y echar especias, el concentrado de tomate, el yogur y sal.
Cuando empiece a hervir cocinar 5 minutos con la sartén destapada.
Escurrir las patatas, pelar y cortar en cuartos. Echar en la sartén, tapar y rehogar un instante.
Pasar la preparación a una cazuela refractaria, tapar y terminar la cocción en el horno precalentado a 180°C durante unos 40 minutos o hasta que las patatas estén tiernas y la salsa se haya espesado un poco.
Espolvorear las patatas con cilantro picado y servir enseguida.

Patatas con almendras

Primero hay que cocinar las rodajas de patata en agua hirviendo 10 minutos, escurrir bien.
En una sartén calentar el aceite y rehogar la cebolla y el ajo 3 o 4 minutos, removiendo a veces.
Echar en la sartén la almendra, la cúrcuma y las patatas, rehogar 2 o 3 minutos removiendo. Agregar la ruqueta.
Pasar la mezcla a una fuente refractaria poco honda. Verter la nata líquida por encima y salpimentar.
Cocinar las patatas en el horno precalentado a 190°C durante 20 minutos, servir enseguida.

Patatas Anna

Untar una fuente refractaria poco honda de un litro de capacidad con mantequilla derretida. Cortar las patatas en rodajas finas y secar con papel de cocina. Cubrir la base de la fuente con una capa de rodajas de patata. Pintar con mantequilla y esparcir ¼ de la mezcla de hierbas. Salpimentar.
Seguir haciendo las capas de patata, mantequilla y hierbas, hasta terminar con los ingredientes.
Pintar la capa superior de patatas con mantequilla, cubrir la fuente y hornear las patatas durante una hora en el horno precalentado a 190°C. Poner las patatas en otra fuente refractaria caliente y dejar cocinar en el horno 25 o 30 minutos. Servir decoradas con hierbas.

Trío de purés de patata

Lo primero que se debe hacer es engrasar 4 boles o flaneras de 150 ml de capacidad. Cocinar las papas en agua hirviendo 10 minutos.
Escaldar las espinacas en un poco de agua hirviendo 5 minutos. Escurrir todas las verduras.
Añadir a las patatas la leche t mantequilla y hacer puré. Agregar harina y huevo.
Dividir el puré de patata en tres partes iguales y ponerlas en cuencos distintos. Añadir en uno de ellos el nabo y mezclar. Hacer lo mismo con la zanahoria y las espinacas en los otros dos cuencos.
Sazonar el puré de patata y nabo con la canela, sal y pimienta; el puré de patata y zanahoria con el zumo de naranja y el de patata y espinaca con la nuez moscada.
Poner una capa de puré de patata y nabo en cada uno de los moldes y alisar la superficie. Cubrir con una capa de patata y espinaca y finalmente con otra de patata y zanahoria.
Cubrir los moldes con papel de aluminio y colocar en una fuente honda refractaria. Llenar la fuente hasta la mitad con agua hirviendo y cocinar a baño maría en el horno precalentado a 180°C 40 minutos.
Desmoldar los purés, decorar con la zanahoria en juliana y servir.

Patatas a la boulangere

Lo primero que se debe hacer es poner las patatas y la cebolla en capas en una fuente refractaria poco honda, sazonar bien cada capa con sal y pimienta.
Mezclar el caldo y la leche y verter la mezcla sobre las patatas. Agregar trocitos de mantequilla, cubrir la fuente con papel aluminio y hornear en el horno precalentado media hora.
Sacar el papel de aluminio y hornear las patatas media hora aproximadamente.

Pastelitos de patata picantes

Lo primero que hay que hacer es cocinar las patatas en una cazuela grande con agua hirviendo entre 25 y 30 minutos. Escurrir bien y chafar con un tenedor o pisapurés. Pasar el puré aun cuenco y dejar entibiar.
Agregar la guindilla, la almendra, el coco, el cilantro, la harina y el jengibre, mezclar y salar.
Formar pequeñas bolas con las manos y aplastar formando pastelitos.
Calentar el aceite en la freidora a 180-190°C o en una sartén hasta que un trozo de pan se dore en 30 segundos.
Freír los pastelitos 5 minutos aproximadamente. Escurrir en papel de cocina y servir con el chutney de mango.

Gratinado de patatas y queso

Poner las patatas en un cuenco, cubrir con agua fría y dejar reposar 5 minutos, escurrir bien.
Frotar el fondo y los laterales de una fuente refractaria con el ajo presionando.
Engrasar ligeramente los lados de la fuente con mantequilla.
Poner las patatas en un cuenco con la nata y sazonar con nuez moscada, sal y pimienta.
Mezclar todo con las manos, pasar las patatas a fuente preparada y verter por encima la nata que quede en el cuenco.
Espolvorear las patatas con el queso y añadir los trocitos de mantequilla. Meter la fuente en el horno precalentado a 190°C y hornear el gratinado de 60 a 80 minutos o hasta uqe las patatas estén tiernas y la superficie dorada.
Dejar reposar el gratinado unos dos minutos y servir en la misma fuente.

Puré de patata

Lo primero que se debe hacer es pelar las patatas y poner en agua fría.
Cortar las patatas en trozos regulares y cocinar en una cazuela grande con agua salada a fuego medio, tapada entre 20 y 25 minutos.
Sacar la cazuela del fuego y escurrir las patatas. Ponerlas en la cazuela caliente y hacer puré con el pisapurés. Añadir la mantequilla y la leche caliente.
Salpimentar y servir enseguida.

Patatas nuevas al limón y a las hierbas

Para preparar las patatas al limón primero hay que lavarlas bien. Hervir en agua salada 15 minutos.
Derretir la mantequilla a fuego suave, agregar la ralladura de limón, el zumo y las hierbas. Salpimentar. Escurrir las patatas hervidas y poner en una ensaladera. Poner sobre las patatas la mezcla de mantequilla y limón y remover. Decorar con hierbas y servir.
Para hacer las patatas a las hierbas hay que preparar y cocinar patatas igual que en el paso 1.
En un bol, batir el aceite de oliva, el vinagre, la mostaza, el azúcar, sal y pimienta. Agregar las hierbas picadas y mezclar bien.
Escurrir las patatas y verter por encima la vinagreta, remover. Decorara con hierbas frescas y servir.

Patatas asadas

Lo primero que se debe hacer es cocinar las patatas en una cazuela grande con agua ligeramente salada a medio fuego, tapadas 6 minutos.
Sacar del fuego. Por otra parte poner el aceite en una bandeja refractaria y meter en el horno precalentado a 220°C.
Escurrir bien las patatas y ponerlas nuevamente en la cazuela. Tapar y agitar bien para que la superficie de las patatas quede desigual.
Sacar la bandeja del horno y poner en ella las patatas impregnadas de aceite.
Asar en la parte de arriba del horno entre 45 y 50 minutos, dando la vuelta una vez y untar con aceite hasta que estén doradas y crujientes.
Sacar las patatas de la bandeja del horno con una rasera y pasar a una fuente precalentada. Salar y servir.